Todo lo que tenés que saber sobre Roedores

Todo lo que tenés que saber sobre Roedores

Los Roedores son el grupo de mamíferos más numeroso de la tierra. Se caracteriza por poseer un par de dientes incisivos de crecimiento continuo, especialmente adaptados para roer.

Todo lo que tenés que saber sobre Roedores

Las ratas y ratones, no sólo causan daño en cultivos, cosechas y alimentos almacenados. Sino que, por sus hábitos de roer también perjudican otras estructuras y materiales.

Además, son portadores y vectores de gérmenes de distintas infecciones que producen graves enfermedades. O incluso la muerte cuando son transmitidas al hombre o a los animales domésticos.

Dentro de las especies que son de nuestro interés encontramos

•“Ratón doméstico” (Mus musculus)

•“Rata Noruega” (Rattus norvegicus)•“Rata negra” (Rattus  rattus

Cómo detectar la presencia de roedores

La presencia de ratas o ratones en un ambiente se puede determinar a través de una serie de signos o evidencias:

  • Excrementos: Pueden encontrarse a lo largo de los «caminos» utilizados, en las áreas de alimentación o cerca de los refugios o madrigueras. Son de forma cilíndrica y, en el caso de las ratas, tienen 1-2 cm de largo y 0,5 cm de diámetro. Los excrementos del ratón casero tienen alrededor de 0,6 mm de largo y pueden llegar a confundirse con los de algunos insectos, como ser la cucaracha.
  • Orina: Las manchas de orina (húmeda o seca) pueden encontrarse a lo largo de los senderos utilizados por los roedores o en las áreas de alimentación.
  • Huellas o rastros: Incluyen las huellas de las patas (pisadas) y las marcas de la cola, que pueden observarse en superficies polvorientas o barrosas. Cuando existen sospechas sobre la presencia de ratas o ratones en un ambiente, puede determinarse dicha presencia a través de espolvorear el piso con harina, por la noche. Si los hubiera, al día siguiente podrán observarse las pisadas marcadas.
  • Nidos: Son comunes en el caso del ratón casero y generalmente se encuentran al limpiarse cocheras, bauleras, armarios, sótanos, etc. Consisten en la acumulación de restos de materiales fibrosos (papel, tela, lana, hilo, madera u otros).
  • Senderos y madrigueras: Comunes de observar en el caso de las ratas, pueden encontrarse adyacentes a paredes, cercas y edificios o bajo arbustos y escombros. Las ratas memorizan los senderos y habitualmente usan las mismas «rutas».
Todo lo que tenés que saber sobre Roedores
  • Roeduras: Las marcas de los dientes al roer pueden ser visibles en puertas, salientes, esquinas, materiales almacenados y otras superficies. Restos frescos de viruta de madera, papel u otros materiales roídos, indican presencia de roedores. El tamaño de la entrada a las madrigueras (generalmente 4 cm o menos para el ratón casero y 5 cm o más para las ratas) o la marca de los dientes puede ser usada para distinguir la roedura del ratón casero de la de ratas.
  • Manchas: Pueden observarse sobre vigas, tirantes, cañerías, paredes, etc. y a lo largo de los senderos utilizados por los roedores. Se deben a la grasa y la suciedad del pelaje y se producen como resultado del roce del cuerpo o de las patas con la superficie.
  • Olores: Pueden indicar la presencia del ratón casero. Un característico olor a almizcle es una señal clara de la presencia de esta especie.
  • Sonidos: La presencia de ratas y ratones puede detectarse por varios tipos de chillidos y ruidos tales como los producidos por los animales al roer o correr sobre superficies de plástico, madera, cartón, etc., y al pelearse los individuos entre sí (en el caso de las ratas). 

Cómo prevenir el daño causado por roedores

La prevención efectiva del daño, involucra dos aspectos: la exclusión y la adopción de medidas sanitarias o higiénicas.

Exclusión: 

Consiste en establecer barreras físicas que prevengan el ingreso de ratas y ratones en los edificios (lo que se denomina «construcción a prueba de roedores»). Este aspecto es muy importante y a menudo no se tiene en cuenta en el control de roedores.

Los dientes que ratas y ratones usan para roer (incisivos) están ligeramente curvados hacia adentro de la boca. Esto hace que sea dificultoso para ellos roer una superficie planas y dura, pero en superficies rugosas o en bordes donde morder ellos pueden roer rápidamente la mayoría de los materiales.

Así, pueden llegar a entrar en una edificación a través de roer cualquier orificio que tenga al menos 6-7 mm de ancho (el ratón casero) o 10 mm (las ratas). 

Por ejemplo, es común observar aberturas o grietas alrededor de caños o tuberías . Para prevenir la entrada de roedores, se puede sellar dichas aberturas con materiales resistentes como ser cemento o collares de metal.

Otras medidas a tener en cuenta:
  • En caso de puertas y portones que abren al exterior, la distancia entre el borde inferior y el umbral no debería exceder los 6-7 mm. De ser necesario, utilizar guardas de metal para prevenir la roedura del borde inferior de puertas y portones de madera.
  • En edificaciones sin cimientos basamento o paredes poco profundas, los roedores pueden alcanzar el interior de las mismas excavando por debajo de las paredes. Para prevenir ello, las paredes deben tener por lo menos 90 cm de profundidad. Frecuentemente buscan refugio bajo los pisos o losas de cemento donde cavan para buscar protección. Lo ideal es que losas, pisos y veredas exteriores de dichos edificios posean zócalos profundos.
  • En construcciones de madera y con paredes dobles, es importante la buena terminación de las construcciones. Es decir, no dejar aberturas o bordes que permitan a los roedores comenzar a roer y ganar el acceso.
  • En aquellas edificaciones cuyas paredes son de chapas metálicas acanaladas, un punto de entrada para el ratón casero es el borde inferior de dichas chapas. Para evitar ello es necesario bloquear estas aberturas con cemento o metal.
  • En edificios con extractores de aire o aberturas similares, se pueden proteger las mismas con malla metálica galvanizada cuyo tramado no exceda los 6 mm.
  • Las cámaras de aguas residuales o cloacales, son frecuentemente, utilizadas por ratas y ratones para ingresar en edificaciones. Por eso, las bocas de drenaje a nivel del piso deben protegerse con un enrejado metálico cuyas aberturas no excedan los 6 mm de ancho.
  • Para prevenir que los roedores se desplacen a lo largo de tubos o caños adosados a paredes, se usan guardas metálicas de al menos 30 cm de ancho. Igual función cumplen conos o discos metálicos sobre cables o tuberías suspendidas.

Medidas sanitarias o higiénicas (modificación del hábitat): 

Todos los roedores dependen de alimento y refugio para sobrevivir, por lo tanto, eliminar elementos les obligaría abandonar el área donde se encuentran.

La falta de higiene es una de las razones de la existencia de moderadas a grandes poblaciones de roedores en áreas urbanas y suburbanas.

Entre las principales medidas a tomar al respecto, figuran:

  • Eliminar las malezas o arbustos alrededor de las casas u otros edificios ya que pueden servir de refugio a ratas y ratones.
  • Mantener la limpieza, dentro y fuera de las casas, por dicha razón es conveniente almacenar dicho alimento en recipientes metálicos provistos de tapa.
  • La basura y los desperdicios de casas, restaurantes, granjas, criaderos, etc. deben ser apropiadamente almacenados para su posterior evacuación. Para ello deben mantenerse en recipientes de metal (son mejores que aquellos de vinílico o plástico), herméticamente cerrados y el lugar debe conservarse limpio. Si se colocan sobre una plataforma se previene la oxidación de los mismos y reduce la posibilidad de que las ratas se refugien alli.
  • En los depósitos de alimento u otras estructuras similares, las bolsas o cajas de alimentos deberían almacenarse sobre plataformas separadas del piso y alejadas de la pared al menos 30 cm.
  • Los vertederos o basurales abiertos están a menudo infestados de ratas, lo cual indica que no es la manera más adecuada de eliminar la basura.
  • Las zanjas de relleno sanitario y los incineradores generalmente no brindan condiciones adecuadas para que las ratas puedan vivir. Ensucian alimentos y lugares con pelo, excretas y orina. Pueden transmitir enfermedades como salmonela o leptospirosis, entre otros

Control

Los métodos más eficaces para combatir a estos animales son las trampas y los cebos tóxicos. El uso de trampas se recomienda en aquellas situaciones donde los cebos tóxicos no son aconsejables y es el método preferido donde haya pocos roedores.

Consúltanos acerca del control de plagas y la aplicación de productos químicos comerciales.Bien Verde, hacemos de un lugar tú Lugar.


Llamá y te asesoramos:

3543-581967

351-5064043 

351-2478794

351-8191567

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.